Abeja Exploradora (4,0% a 5,0% alc/vol)

Este es nuestro hidromiel con menor grado de concentración alcohólica, habitualmente espumoso (versiones dulce y semidulce, luego de un mes de envasado), liviano, refrescante. Ideal para abejas y abejorros que quieren hacer un alto durante el día sin achisparse demasiado y sin perder la orientación. ¡De todas maneras estas abejas deben entregar las llaves del auto!

Abeja Recolectora (6,5% a 8.5% alc/vol)

Hidromiel habitualmente espumoso (versiones dulce y semidulce, luego de un mes de envasado), su uso es similar al de una cerveza, aunque su sabor es totalmente distinto. Ideal para abejas y abejorros que quieren compartir buenos momentos y entonar una que otra canción vikinga.

Abeja Guardiana (11% a 13% alc/vol)

Hidromiel para abejas y abejorros fuertes, preparados para el combate y la defensa, pero que cuando están desocupados disfrutan de la reflexión profunda. Hidromiel tranquilo (no espumante), de aromas y sabores maduros, llenos de notas interesantes. Suele resultar más “cabezón” de lo que parece al paladar. ¡Se recomienda compartir una botella antes de abrir la segunda!

Abeja Reina (15% a 18% alc/vol)

¡Elixir de los dioses, Abeja Reina es nuestro hidromiel solo para valientes! Se recomienda para la poesía, como bajativo y para los encuentros de la reina con su zángano.

Dulzor

Los dulzores para cada variedad se logran exclusivamente con la adición de miel al mosto ya fermentado:

Dulce: El nivel dulce es el que contiene más azúcares residuales de la miel. Tiende a provocar sabores más licorosos, semejantes a vinos añejados o Late Harvest (especialmente en nuestras variedades tranquilas: Abeja Guardiana y Abeja Reina).

Seco: El nivel seco es el que contiene menos azúcares residuales de la miel. Suele sentirse más astringente en boca y evoca la sensación de un vino blanco, especialmente en la variedad Abeja Guardiana. Este hidromiel requiere mayor tiempo de maduración.

Semidulce: El nivel semidulce balancea un apreciable contenido de azúcares residuales, pero no con tanto peso en su percepción. Un nivel equilibrado, que permite disfrutarse sin saciar demasiado.